miércoles, 10 de febrero de 2010

No se si.......


Hacia poco que habia llegado, era un hotel de esos con encanto, pocas habitaciones, y pocos huespedes, viajaba solo, y tenia unos dias de descanso, asi que al llegar, y registrarme me enseñaron la habitacion, con una inmensa cama, con su dosel incorporado, y una ventana que daba acceso al jardin, el baño, con jacuzzi, estaba mas que bien complementado, y tambien disponia de una ventana, de dificil apertura, que daba a la parte trasera del edificio, cerca habia otro edificio anexado.

Baje a la sala central, llovia, y como tenian la chimenea encendida, vi unos comodos butacones, y me acomode en uno, intentando leer. No hacia mucho que estaba alli, cuando llegaron una pareja, el mas mayor que ella, y ella de unos 35 años, enfundada en una gabardina, chorreando agua, porque no traian paraguas.

Me quede, embelesado, viendola subir las escaleras, y pense que bueno seria verla en la piscina tumbada tomando el sol, pero claro, con el dia que hacia, iba a ser dificil.

No se si fueron dos o tres horas, las que pasaron, habia perdido la nocion del tiempo, cuando escuche unos pasos, eran de mujer, pues el sonido pertenecia a unos tacones, y cual no fue mi sorpresa, al ver a la mujer de la pareja recien llegada, sentarse frente a mi, tambien al tocar de la chimenea.

Salude, e intente concentrarme en la lectura de mi libro, pero sabia que no podria, era una mujer de una belleza, estimulante, de piel morena, muy morena, ojos grandes, oscuros y muy expresivos, y una melena que le llegaba hasta la mitad de la espalda, ondulada. Llevaba un jersey de cuello de pico, blanco y una falda, larga hasta los tobillos, de color blanco, tambien, que aun resaltaba mas su color de piel.

No podria dejar de mirarla, y vi que ella lo sabia, me quede como estupefacto, mirando su pecho subir y bajar, tenia dos inmensos pechos, y de pronto, ocurrio, se abrio una ventana, entrando aire frio, y los pezones se le pusieron tan duros, que parecio rebentar el jersey, y no pude mas, me levante, y me marcha a la habitacion, a refugiarme de la terrible excitacion que sentia.

Y no sabia que iba a pensar ella, a la hora de la cena, baje de nuevo, despues de pasar por una reparadora, y relajante ducha, y me la encontre nuevamente sola, su pareja se habia tenido que ahusentar, y me pidio si la podia acompañar en la cena, y ahi supe, que la acompañaria aquella noche, donde ella me dejara.

No se si...

2 comentarios:

sum dijo...

Empiezo a descubrir que mas que evidente tus escritos son sugerentes y siempre me dejas con las ganas de saber como terminaran ;)

Un besito

sum summmmmmm

lola dijo...

Ainxxxxxx ... ya me dejaste con la miel en los labios .... Quiero mássssss
JA JA JA
besitos
lola