jueves, 17 de junio de 2010

La prueba....


Habia quedado con ella, serian las 11 de la mañana, y seria un dia dificil para ella, de avanzar en su crecimiento personal como sumisa. Solo tenia que mantenerse callada, le hicieran lo que le hicieran, y tampoco podia demostrar ningun estimulo placentero.




La casa era grande, señorial, estuvimos charlando un rato, y despues de desayunar la hice preparar, nada de ropa, solo una venda, para que no reconociera a nadie. La notaba inquieta, estaba nerviosa, sus ojos brillaban con una intensidad nueva, ella no sabia lo que iba a pasar, ni como, ni quien, ni donde.




Paseamos por la casa, bajamos por la escalera de caracol, hasta el sotano, y alli, en una sala iluminada con velas, estaba el artilugio, no era una mesa, ni un potro, era un soporte, la hice tumbar encima, con las piernas separadas,su culo asomaba por detras, expuesto, al igual que su sexo, y sus pechos asomaban , expuestos, con sus pezones erizados. Le agarre los tobillos con unas tobilleras de cuero, cada una en un lateral del soporte, e hice lo mismo con sus muñecas, el pelo estaba recogido en una trenza, y le coloque la venda en los ojos, roja, de seda.




Con ayuda de una polea hice girar el soporte, y la levante, quedando a expuesta a manos, miradas, fustas, y demas utensilios que desearan utilizar para con ella. Yo, me quede en una esquina oscura, observando.




Pasaron personas varias, hombres y mujeres, dominantes y sumis@s, la tocaron, urgaron en su sexo, la utilizaron, la azotaron, la pinzaron, ni una solo palabra salio de su boca, ni un gemido, ni un grito, nada....habia cumplido su meta, con creces.




Me acerque a ella, la acaricie, y la bese, y entonces vi resbalar por sus mejillas unas gruesas lagrimas, sus labios temblaban.......le pregunte que deseaba, y su respuesta fue, lo que usted desee mi Amo.




Hice girar la polea, la volvi a poner estirada, la acaricie, desate sus muñecas, y sus tobillos, y la hice levantar, con cuidado, para que recuperara la circulacion. Le quite la venda, y me miro, sabia lo que queria, pero aun no era el momento. La hice colocar en medio de la sala, y con una manguera la rocie con agua, la frote con jabon, y la volvi a regar con el agua de la manguera. Luego, la seque, y acto seguido la hice apoyar en la cruz, de espaldas a mi, y la azote con mis manos, y mi fusta. Hasta que pude apreciar el color rojizo de su piel, y el erizamiento de la piel. Pare, y la hice estirar en el suelo, aun estaba mojado, saque mi miebro, y me orine encima suyo, mientras escuchaba sus gemidos de placer, al acabar le di permiso para que se corriera, y me quede observando sus movimientos y sus gritos de placer...................fue un gran dia.




Prueba superada....