miércoles, 12 de agosto de 2009

SPANK o AZOTES:




El azote es el castigo corporal más común. Consiste en golpear una o más veces, ya sea con la mano o con otro útil, las nalgas. También es conocido como dar palmadas o nalgadas.


La vertiente erótica del espanking también tiene diversos escritos, multiples revistas dedicadas al spank, sobre todo extranjeras, grabados y, más modernamente, fotografías y películas. Una de las estrellas del spanking es Bettie Page, con una gran cantidad de fotografías y cortos. Durante una gran cantidad de años, en muchas películas en blanco y negro, aparecieron escenas de espanking. Hasta la actualidad, como Historia de O, La Secretaria, Amante, querida, puta, etc.



Entre adultos es usado como juego sexual consentido, siendo una práctica excitante para la pareja. Este juego puede ir acompañado de papeles, o de roles, dándole un sentido nuevo a la situación sexual. En el juego existen básicamente dos roles: el de azotador y el de azotado.


A mi, simplemente, es un tipo de practica que, a lo largo de los años, que lo llevo practicando, cada vez me da mas satisfacciones. El tacto de la piel, el roce de ambas pieles el de la palma de la mano, y el del trasero, esa sensacion de calor que va recorriendo toda la zona del azote, ese color rosado, ese calor que va recorriendo el cuerpo del azotado, el tono rojizo que coge la piel, tras la azotaina, la posición del azotado, etc.




Son experiencias únicas, porque en cada persona es distinto, las tonalidades del enrojecimiento, el tacto de la piel, los suspiros, los jadeos, la azotaina en su punto culminante, el placer recibido por el castigo, y el nivel que desea el azotador, pasando de mas severo, a mas suave, y variando tantas veces en intensidad y dureza como se desee, para conseguir el nivel adecuado a cada persona.

2 comentarios:

Borrasca dijo...

Coincido contigo Fronk, a mí también es una de las prácticas que más me gustan y me excitan.

Dale un fuerte abrazo de mi parte a mi hermanita consentida Kat.

Besos borrascosos

Jezabel dijo...

Aunque sigo leyéndote, hace tiempo que no te escribía, disculpa, pues entre mi estancia en el hospital y la posterior medo recuperación, más los males de amor, me dejaron baldada... Sigue siendo un blog magnífico y este artículo me ha gustado mucho, aunque, por desgracia, no lo he practicado aún... pero todo llega, digo yo, jeje...

Un abrazo de,

Jezabel.