domingo, 28 de septiembre de 2008

LA MIRADA SUMISA



Hace un tiempo ya que vengo leyendo en distintos foros en los que me muevo, este tema, sobre la mirada de la sumisa.

Yo, lo que no concibo es que mi sumisa no me mire, durante las sesiones, el no ver sus ojos,o su mirada o esa lagrima de dolor, o ese gesto, o ese brillo, o...es tan importante la mirada, como el propio disfrute del dolor y del placer.

No se si me explico, que lo que para muchos es una norma basica del protocolo,para otros no lo es, y creo que la opcion esta de sentir la mirada de tu sumis@ en la sesion ha de ser mas importante que la de que no te mire, por cuestiones protocolarias. No, es que no mantengas el respeto hacia el dominante, pero si es hacerle participe de todo lo que sientes apartir de lo que el entrega.O de la entrega de la parte sometida hacia la parte dominante.

Espero vuestras aportaciones al tema, que seguro le dan otro enfoque, y lo hara muho mas rico e interesante.

Saludos, respetos, besos y azotes de colores.

12 comentarios:

tTiger dijo...

Buenos días.

En primer lugar, muchísimas gracias por tu visita y por ese abrazo. Me he sentido reconfortado. Aprecio el detalle.

En segundo lugar, sobre esta entrada... ¡llevas toda la razón! ¿Qué haríamos sin la mirada de la otra persona? A través de esa mirada accedemos a su corazón, a su alma, a cada una de sus emociones que son reacciones a nuestros actos. Esa mirada hace la entrega plena, es fuente de placer para ambos. Me parece esencial, imprescindible. Sin ella, nada sería igual.

Cuídate. Un abrazo sincero,
tTiger

tTiger dijo...

P.D.: Te copio esta foto. Me encanta.

Mario y valentina dijo...

Que razón tienes, Fronk, ttiger tambien. La vida esta llena de reglas, (algunas de ellas necesarias para una convivencia)¿porque nos empeñamos en imponernoslas también en nuestra alcoba?. La primera vez que estuve con mi Señor, me cogió por la barbilla, me levantó la cabeza y me dijo: "Mírame siempre a los ojos".
Animo con tu blog.
valentina.

monah{Rk} dijo...

Para empezar te diré que mi Dueño odia los protocolos... y sobre este en concreto lo tiene muy claro: al igual que tú dices, a Él Le encanta que Le mire...nunca en una sesión me ha hecho mirar al suelo en lugar de mirarLe a Él...

Aunque hay matices, por ejemplo, si me está regañando por algo, yo suelo mirarLe de forma desafiante, instintivamente, entonces sí me hace apartar la mirada... pero, como digo, son casos aislados...

La verdad que el tema de los protocolos da para debatir muuuuuuuucho... ;)

Un beso Fronk

belen dijo...

Las miradas hablan solas. De la misma manera que hablas de "mirar la mirada de tu sumisa", la sumisa necesita ver la de su Amo. Precisamente en esos momentos tan íntimos, la comunicación es absoluta y por encima de los cinco sentidos. Se crea complicidad y muchas veces por esa mirada se entienden las cosas que podrían crear confusiones. Se crean los vínculos necesarios para fortalecer la relación.
Un abrazo FRONK.

Milagros Sánchez dijo...

Se te echa de menos por nuestra casa rosada...
Te dejamos nuestros saludos y besos multicolores.

McQ dijo...

Importante las miradas, mirar ver y ser visto, todo un lenguaje si hay complicidad con la sumisa.

El hecho de prohibir que te mire ocasionalmente encuentro que es interesante, como castigo o humillación, pero mirarse entre Amo y sumisa creo que es algo más que necesario.

Saludos.

PD.: Ya en cuenta atras eh?
38 y bajando...

MAR dijo...

DALE MAS PLACER Y TAL VEZ LO HARA.
BESOS
MAR

Arkana dijo...

Bueno, tal vez yo vaya a poner un poco la contra a todo esto sin llegar a estar en total desacuerdo a lo que ya se ha dicho. Creo que no sólo es importante la mirada de ambos sino el JUEGO de miradas. Por eso creo que el prohibir y luego permitir una mirada forma parte también del poder del dominante, ofreciéndole una vía más para ejercer su voluntad, para marcar la línea entre Am@ y sumis@, entre deseo y concesión...
Pero en fin, como en todos los matices, esto va a gustos!

Un beso!

maria dijo...

Siempre necesito mirar a los ojos del otro, sea Amo o no. La mirada refleja el alma y seguro que el Amo que no acepte la mirada de su compañera se está perdiendo mucho.

Besos y felicidades¡¡¡

gata dijo...

En el tocho de las cincuenta y no se cuantas reglas de la sumisa de oro dice que no le mires jamas no ya a los ojos, si no a la cara...
Y tres o cuatro reglas mas tarde dice que estes siempre atenta al amo y a sus deseos para cumplirlos inmediatamente.
Y digo yo...¿Y esto como se puede hacer si no es mirándole?.
Si es cierto que retirar la "mirada" o mas aun "el tacto" puede ser un castigo horrible... te mandan a un rincón con prohibición absoluta de mover un pelo o de mirar al amo... eso yo dirá que a todas nos pone de los nervios.

lilaNegra{AMANDA} dijo...

Pues én lo personal estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto en el post. En la relación que sostengo normalmente no existe es tipo d protocolos, algunas veces en plan de juego lo ordena el no mirarle a los ojos, pero lo m{as usual es lo contrario, sobre todo cuando me reprende o esquivo su mirada tratando de coultar algo, o bien en alguna ocasión durante una sesión cierro los ojos y demanda que la mire directamente a los ojos. Coincido con María, los ojos no pueden ocultar lo que se tiene en el alma
Besos